Herbies

Trasplantar plantas de marihuana: ¿cuándo y cómo?

Trasplantar plantas de marihuana

La marihuana es como cualquier otra planta: a veces crece demasiado y sobrepasa los límites de su casa. Y es aquí donde el trasplante cobra relevancia. Sea que un cultivador mantenga a sus plantas de marihuana en interiores o exteriores, el trasplante es una técnica importante para cualquier cultivador de cannabis. Sin embargo, no siempre es fácil de aplicar. Por eso, vinimos a salvarte con esta guía que resume los elementos más importantes del trasplante. 

¿Por qué debo aprender a trasplantar?

Muchas veces, los cultivadores principiantes pasan por alto el trasplante y lo ven como un paso opcional durante el proceso de cultivo. Es posible que piensen que es un paso factible de pasar por alto, en el que su no aplicación atrae ahorros de tiempo y esfuerzo. Sin embargo, el trasplantes es una pieza importante dentro del ciclo completo de la planta. Un trasplante a tiempo asegura el desarrollo continuo del sistema de raíces – el núcleo central de la salud del cannabis. Una planta de marihuana debe estar plantada dentro de un contenedor de tamaño adecuado durante todas las etapas de su crecimiento. Los contenedores que son demasiado grandes o pequeños pueden ser causantes de muchos problemas. Los resultados incluyen enredamiento y enfermedad en las raíces, lo que ocasiona una baja producción de cogollos y unos rendimientos lamentables. No dejes que esto te suceda!

¿Cuándo es el momento ideal para trasplantar?

Un cultivador experimentado sabe que no puede trasplantar su marihuana adivinando cuando. En cambio, hay muchas formas de determinar el tiempo ideal para trasplantar la marihuana. Por ejemplo, una planta puede presentar distintos signos de que necesita ser trasplantada. Los cultivadores lo podrán deducir del número de hojas en la planta o según el desarrollo radicular. Adicionalmente, deben escoger un momento específico para trasplantar como, por ejemplo, las últimos días de la fase vegetativa.

Aprende a analizar las hojas

Aprende a analizar las hojas

Antes de trasplantar las plantas jóvenes de marihuana, analiza el desarrollo de las hojas. Las plantas jóvenes de marihuana deben arrancar en contenedores pequeños hasta que desarrollen cuatro o cinco pares de hojas. Recuerda que esta cuenta no incluye los cotiledones (el primer par de hojas que brotan de una semilla germinada). Una vez que una planta desarrolla sus primeras hojas, su sistema de raíces habrá superado el espacio que la contiene. Trasplantar en este momento te ayudará a prevenir que las raíces de tus plantas se enreden.

Revisa el desarrollo radicular de la planta

Revisa el desarrollo radicular de la planta

Si las raíces de una planta joven se empiezan a asomar por los agujeros del contenedor, es hora de trasplantar. Presta atención especial en el color de las raíces, ya que te darán una idea de que tan saludables estarán tus plantas. Una raíces de color blanco brillante indican que la planta está sana y que está creciendo rápidamente. Sin embargo, si las raíces presentan colores amarillos o marrones, esta es señal de que se están enfermando, por lo que tendrás que trasplantarlas lo más rápido posible.

La razón del trasplante al final de la fase vegetativa

La razón del trasplante al final de la fase vegetativa

Muchos cultivadores programan los trasplantes para los últimos días del ciclo vegetativo. El mejor momento para hacerlo es al final de la segunda semana del proceso vegetativo de la planta. Durante este tiempo, las raíces crecen rápidamente en búsqueda de nuevo sustrato. Si un cultivador hace su trasplante durante esta etapa, verá como su planta crece de forma exponencial en apenas unos cuantos días. Con esta técnica, un cultivador puede trasplantar su cannabis de forma preventiva y evitar cualquier problema antes de que surja.

¿Cómo saber si mis raíces están enredadas?

¿Cómo saber si mis raíces están enredadas?

Si un cultivador deja a una planta dentro de un contenedor demasiado pequeño y por mucho tiempo, las raíces se pueden empezar a enredar. Las raíces enredadas presentan síntomas como el enlentecimiento del crecimiento. Así mismo, este problema puede ocasionar la marchitez y el amarillamiento de las horas. Cuando una planta tiene las raíces enredadas, su sistema de raíces se queda sin espacio y empieza a crecer hacia adentro y sobre si mismo. Como resultado de esto, las raíces no pueden absorber la mezcla necesaria agua, aire y nutrientes para su crecimiento. La única forma de curar las raíces enredadas en una planta de marihuana es trasplantándola a un contenedor más grande.

Diferencias entre el trasplante en interiores y de exteriores

Hay muchos escenarios en los que tendrás que decidir si debes cultivar en interiores o exteriores. La buena noticia es que no hay diferencia entre trasplantar en cualquiera de los dos ambientes. Lo que si es cierto es que existen muchísimos factores que un cultivador debe tener en cuenta al momento de trasplantar marihuana de una maceta a otra o directamente en la tierra.

Cultivar un jardín de interiores les permite a los cultivadores tener mayor control sobre el entorno de sus plantas. Condiciones como la temperatura y la humedad tendrán un impacto significativo en el desarrollo de las raíces de la planta, así que controlarlos es clave. Sin embargo, cultivar al aire libre puede tener algunas ventajas. Si tus plantas son especialmente altas, trasplantarlas al aire libre te permitirá utilizar el sol y te dará una infinidad de espacio vertical para su crecimiento. Simplemente asegúrate de que tu área al aire libre sea segura.

La forma correcta de trasplantar marihuana

Trasplantar es uno de los procesos más estresantes que una planta puede experimentar. Dado a que sus raíces se exponen al aire libre, la planta queda vulnerable a una gran multitud de problemas. Los cultivadores deben considerar los niveles de humedad y de temperatura para proteger las raíces. Generalmente, la temperatura de las raíces debe estar en 21°C y la humedad cerca del 70%.

El trasplante de las plántulas

El trasplante de las plántulas

Sin importar si germinaste otra semillas o si tu planta es un clon de una planta madre, vas a tener que trasplantar tu plántula. Una vez que una planta empieza a brotar de manera saludable, empieza crecer sus sistema de raíces y queda lista para ser movida a un contenedor más grande. Las plantas jóvenes requieren de contenedores más pequeños. Las jardinerías venden contenedores plásticos con agujeros para el drenaje del agua. Estos pequeños contenedores son tiene el tamaño perfecto para que las plantas desarrollen las raíces. En contraste, un cultivador autodidacta simplemente trasplantará su plántula a un vaso de plástico. Si lo haces de esta forma, solo recuerda hacer unos cuantos agujeros en el fondo del vaso para facilitar el drenaje. Para trasplantar a las plántulas a su nueva casa, llena el contenedor con unos cuantos centímetros de sustrato. Después, has un huevo con tus dedos y coloca la plántula adentro. Sin embargo, aquí no acaba tu labor. Después de que la plántula empieza a alcanzar el fondo de tu contenedor, es hora de trasplantarlas otra vez.

Motivos para trasplantar al final de la vegetación

Motivos para trasplantar al final de la vegetación

Después de que tu planta sobrepasa los límites de su primer contenedor, es necesario trasplantarla a uno nuevo. Esto puede suceder rápidamente, muchas veces en apenas unos cuantos días. Por eso, es vital que los cultivadores mantengan vigilado el desarrollo de las plantas jóvenes. El trasplante es un proceso de múltiples pasos. Primero, vas a tener que decidir qué tan grande será tu próximo contenedor. Tendrás que escoger entre uno contenedor de uno, dos o tres galones, dependiendo del tamaño máximo de tu jardín. Mientras más grande es el tamaño máximo de tu jardín, más grande serán la maceta por utilizar. En este punto, vas a tener que remover a la planta de su contenedor. Una forma sencilla es apretar los lados del contenedor y empujar el fondo de la planta para que el sistema de raíces salga, o simplemente puedes usar tijeras para cortar al contenedor. Después de eso, acomoda el sistema de raíces dentro del hueco. Pero no te emociones demasiado, porque tu trabajo aún no termina.

El último de los trasplantes

Si estás cultivando plantas grandes, vas a necesitar trasplantar otra vez. Después de que tus plantas se duplican en tamaño, deberás pasarlas a su contenedor final. Aplica los mismos pasos que seguiste en el trasplante anterior. Es necesario que hagas esto antes de que pases tu planta a floración (12 horas de luz y 12 de oscuridad). En general, trasplantar marihuana en etapa de florecimiento no es una buena idea. Trasplantar marihuana durante esta etapa puede desencadenar un impacto significativo sobre el nivel de estrés de la planta. Como consecuencia de esto, tu planta puede cambiar sexo de femenino a hermafrodita. Si eso llegara a suceder, tu marihuana dejaría de producir THC y se concentraría solamente en la procreación. La única razón por la que deberías trasplantar a tus plantas de marihuana es en caso de que las raíces estén enredadas.

Concejos útiles para trasplantar con éxito

Los siguientes son algunos concejos útiles que puedes aplicar al momento de trasplantar a tu marihuana:

  • Riega la planta 1 o 2 días antes del trasplante.
  • Riega la planta inmediatamente después del trasplante. Esto alentará el crecimiento de las raíces.
  • Usa guano de murciélago para potencializar el crecimiento de tu planta de marihuana después de un trasplante. Este fertilizante orgánico es alto en nitrógeno, por lo que resulta esencial para fortalecer a las plantas jóvenes de marihuana.

Final Comments

Using these techniques, you can ensure your plants remain healthy during the transplanting process. Transplanting correctly can also ensure that your plants always have enough room to grow and will maximize their size. Remember: bigger roots, bigger chutes, bigger fruits. Now that you have a basic understanding of how to transplant marijuana plants, you’ll be able to apply this process in your own garden!

las plantas pequeñasAbrir colección
Oops, aún no hay reseñas. ¡Sé el primero en dejar un comentario!
Añadir nuevo comentario